Bautismo

agosto 20, 2007

…aquel tobogán parecía tocar el cielo, cada escalón se hacia mas largo que el anterior, llegar a la cima se tornaba eterno y una vez arriba, mirar para abajo me generaba un nudo en el estomago y una sensación de hormigueo en la parte posterior de mis piernas. Lo mismo pasaba con el descenso, si bien duraba unos segundos, estos se prolongaban al infinito y la sensación de vacío que me causaba, aun hoy puedo sentirla.

A los 8 años las cosas que nos rodean parecen muchísimo mas grandes, recuerdo haber llegado de la mano de mi abuelo, lo monstruoso de aquella obra me provocaba dolor en el cuello, debido a que todo el tiempo me la pase mirando hacia arriba. Una vez adentro, bajamos por unas escaleras muy angostas, que contrastaban con lo gigantesco del edificio, al final de esta, encontramos una puerta aun más chica. Mi abuelo golpeo solo una vez, espero unos segundos y un señor nos abrió. Se abrazaron respetuosamente, después este hombre me abrazo a mí de la misma manera que mi abuelo solía hacerlo, y nos invito a pasar. Tanto este hombre, como mi abuelo eran personas de gran porte, lo que hacia que la habitación pareciese aun mas chica, atestada de anaqueles y escritorios que rebalsaban de libros que dificultaban la circulación, la atravesamos y llegamos a otra, de las mismas dimensiones, pero completamente despejada, en esta sola se distinguía un relicario antiquísimo.

Este señor era el baptista, su función era el nombrarme ante los ojos de Dios, Azrael, su encomendado en la tierra.

Saco de adentro de aquel relicario, una manta color beige prolijamente doblada, la coloco sobre este, y comenzó a abrirla, una vez desplegada pude ver un cáliz y una daga, los dos muy pequeños y poco ornamentados.

Me explico, mientras me hacia un corte en forma de L en la parte superior de mi mano izquierda, que il Battesimo di sangue, rememora que el bautismo recibe su eficacia de la pasión de los hombres por Dios, con la que se conforma quien lo recibe y como quien sufre el martirio queda también configurado con dicha pasión, coloco la sangre en el cáliz, murmuro unas oraciones, volvió a guardar todo muy prolijamente y nos despidió.

Volvimos a casa con mi abuelo, los dos con la misma marca en la mano, bajamos las cañas de pescar, le dimos un abrazo a la abuela que agarro uno de los bolsos y dijo. -mmm pescado y vino, manjar de dioses…-

Anuncios

5 comentarios to “Bautismo”

  1. esteban said

    se nota q detras de la novela hay una tarea de investigacion imporatante.

  2. Está bastante bien, si señor.
    Saludos.

  3. Sí, está interesante y tiene buena pinta.

  4. AnimalUno said

    ¿Pero era una novela? Yo creí que era real

  5. MiLi said

    Es real? Es ficción? Me gusta como lo explicas, creas una atmósfera muy interesante… Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: