Deuda

julio 31, 2007

…nuestra sangre es la que escribe nuestro destino. Particularmente, la que yo llevo en mis venas, tiene una larga historia impregnada.

La sencillez del inicio, y lo complicado de poner un final a este destino lo hace casi inverosímil.

Todo empezó con una deuda, simple, varias generaciones atrás, el padre del primer Azrael, era propietario de una pequeña porción de tierra. Este la trabaja, y con sus frutos podía mantenía a su familia. Esta estaba compuesta por su esposa, la cual estaba embarazada y dos hijas.

Varias malas temporadas en el campo hicieron que aquel hombre contrajera una deuda con un personaje local. Este, pidió que se le firmara un contrato, por el cual se aseguraba el cobro del dinero, caso contrario se asignaría un garante, el cual debería pagar esta deuda.

El garante de aquel contrato, resulto ser el hijo nonato de esta pareja. Si este vástago resultaba ser un varón, la deuda seria cancelada con la condición de que el niño, fuera enviado a los 8 años a cumplir un proceso de aprendizaje.

Es así, como el primer Azrael es iniciado en el mundo de los si carii.

Arcángel

julio 30, 2007

…mi abuelo me relataba este cuento una y otra vez. Desde pequeño siempre me llamo la atención la muerte, y la historia de Azrael me ponía en el borde de la cama.  Me contaba como Azrael con sus cuatro mil alas, su cuerpo cubierto de ojos y lenguas era capaz de vencer a los más poderosos arcángeles por su cuenta.

Azrael, tiene en su poder, un libro donde están anotadas todas las personas que habitan la tierra, cuando llega el final, este arcángel, se encarga de separar el cuerpo del alma, y borrar a esta persona de la lista. Lo que siempre me gusto de la historia, es como Azrael, podía durante esta separación, hacer sufrir o no a la esta persona. Así, aquellas que hubieran sido buenas, no sufrirían dolor alguno, y por el contrario, aquellas que no obraron de buena manera, eran castigadas con el dolor que merecieran.

Mi abuelo siempre terminaba la historia repitiéndome esta frase, –no debemos temerle a la muerte ya que en ella está la paz eterna

Nacimiento

julio 29, 2007

…mis padres no estaban muy entusiasmados con la idea, pero fueron mis abuelos lo que me convencieron de que tomara la primera comunión. Se podría decir que fui persuadido por ellos, pero la realidad es que mi abuela me soborno descaradamente, me prometió que si cumplía con mi parte del trato ella me regalaría un reloj, pero no cualquier reloj, el mismo reloj que usaba mi abuelo.

Aquel mediodía de octubre fue doble mi sorpresa, mi abuela me dio el reloj que aun hoy llevo en mi muñeca, y mi abuelo me dio la noticia que se había guardado por más de 9 años.

No había sido sencillo todo aquel tiempo, desde el día en que supo que mi mamá esperaba un varón, no pasaba otra cosa por su cabeza, ¿como sería el día en que tuviera que comunicarme cual era mi destino?, ¿lo entendería? Por suerte, todo el tiempo que pasamos juntos antes de aquel día, no había sido en vano.

Caminamos hasta casa, porque la iglesia estaba a unas cuadras, mi abuelo, me agarro, me cargo sobre los hombros y le dijo al resto de mi familia –el señor que acaba de recibir a Jesús se viene conmigo-, así nos alejamos un poco, y empezó a debelarme aquel secreto.

Vos sos Azrael– me dijo, si bien esto podría haberme sonado extraño, no fue así, mi abuelo acostumbraba a contarme historias bíblicas cuando yo pasaba los veranos en su casa, y una de mis favoritas era la del arcángel Azrael.

Vos tenes un destino, un destino que viene en nuestra sangre, la sangre que heredaste de tu mamá.

Yo siempre escuchaba muy atentamente a todo lo que decía, porque siempre era algo importante.

Vos, sos un si carii, acordote de este día, porque este es el día en que naciste realmente, a partir de hoy empieza tu verdadera vida, la vida para la que vas a ser entrenado

Yo no terminaba de entender lo que mi abuelo me contaba, pero a pesar de esto, y de mi corta edad, sabia muy adentro mío que esas palabras que estaba escuchando eran muy importantes y que no iba a ser la ultima vez que las escuchara.

A partir de hoy, comienza el apprendistato, donde voy a enseñarte todo lo que se, todo lo que mi padre me enseño, y quiero que me prometas que nunca vas a contar este secreto

El secreto esta seguro, lo prometo.

Paciencia

julio 28, 2007

…el pacto esta ahí, listo para ser cerrado, lamentablemente es mi mano la que no esta lista. Será posible que el árbol sea tan grande como para tapar todo un bosque, o es que ese bosque no es todo lo inmenso que dicen. Hay muchas variables que no me dejan desprenderme de mi legado, pero esta ese árbol, que es el que me quita el sueño, igualmente, el papel es mucho más paciente que los hombres, y el pacto seguirá ahí, esperando mi decisión.

Nombres

julio 27, 2007

…cuando le pregunto a mi mamá si fue mucho el dolor que sintió en el momento de mi nacimiento, ella se embarca en una historia que comienza siempre con la misma frase, –fue el dolor mas lindo del mundo– claro que cuando se adentra en el relato y cuenta como tuvieron que romperle la bolsa porque esta no cedía o como utilizaron un fórceps para terminar con el parto la escena se pone un poco mas dolorosa.

Mi nombre, el que llevo en el documento, ya había sido elegido unos veinte años antes por ella, siempre supo como me iba a llamar, pero lo gracioso es que en el momento de anotarme, el ego de mi papá fue más fuerte, e hizo que cambiara el segundo nombre por el suyo. Así mi primer nombre me fue otorgado por mi mamá y el segundo por mi papá.

Claro que mi verdadero nombre, estaba signado con muchísima antelación, este estaba estipulado ya, incluso antes de mi nacimiento, este legado, como tantos otros, se arrastra por generaciones y se debe, a que parte de nuestra sangre no pertenece a la familia, sino que es propiedad de una entidad que se encuentra por sobre nuestros derechos.

Mi nombre se descompone de la siguiente manera. Azrael es el nombre del clan al que pertenece nuestra sangre, así todos mis predecesores cosanguinis llevan este nombre, mi abuelo, su padre y el padre de este, también fueron conocidos como Azrael. En cambio el segundo, es elegido a los 8 años por el antecesor, dando así identidad a su pupillo.

Soy Azrael Mordad, sin padre, nieto de Azrael Caronte quien fuera hijo Azrael Érebo. Soy el cuarto si carii que lleva nuestra sangre, el primero fue bautizado como Azrael Mors, este, fue quien diera origen a esta historia.

Salidas

julio 26, 2007

…lo primero que trato de identificar cuando me encuentro en un lugar nuevo, son las posibles vías de escape. Si es un lugar cerrado, las diferentes salidas, ya sean puertas, ventanas y su cercanía. En un lugar abierto, donde se encuentra la mayor cantidad de gente, cuales son los lugares mas abiertos, donde se angostan, donde hay recovecos, que tipo de edificios rodean el lugar y bueno, otras variables mas.

Lo hago tan naturalmente, que hay veces que me sorprendo contando cuantas bisagras tiene una puerta o calculando el espesor del vidrio de alguna ventana, esto se debe básicamente a mi abuelo.

Desde muy chiquito, mi abuelo me llevaba a lugares nuevos y me pedía que le señalara las puertas, las ventanas, donde había más cantidad gente y cosas de ese tipo. Cuando ya era un poco más grande, me pedía que las contara y midiera.

Claro que hasta el momento que comenzó mi apprendistato él me lo fue mostrando en forma de juego.

Oreste, uno de los hermanos de mi abuela, tenía caballos de carrera, y estos estaban en una especie de granero que quedaba atrás de su casa. Una noche, mi abuelo me llevo a ver los caballos, me pregunto cuantas salidas tenia el establo, espero mi respuesta y me dijo –bueno, usa alguna– se dio la vuelta, salio del lugar y trabo la entrada desde afuera. No pasaron más de 5 minutos cuando nos reencontramos con mi abuelo en el techo de este lugar, recuerdo, verlo con los brazos cruzados, y con una sonrisa en la cara decirme, –vamos que la abuela hizo sopa y me pidió que compremos pan

Mi abuelo decía, –siempre que conozcamos las salidas, no podemos considerarnos encerrados-.

Recuerdos

julio 25, 2007

…todavía esta presente, aunque es difícil de percibir, el olor que reinaba en la casa de mis abuelos cuando ellos vivían, recuerdo mi infancia y como esperaba el receso escolar para instalarme en el pueblo, y pasar todo el verano rodeado de ese aroma.

Guardo los recuerdos de aquella época de tal manera, que si cierro lo suficientemente fuerte los ojos, casi puedo trasladarme hasta ese entonces.

Mi abuela, era una señora muy hermosa, elegante y delicada, dicen los que más la conocieron que era un tanto hosca, yo por el contrario recuerdo su dulzura. Me acuerdo como venia hasta la puerta de mi habitación a preguntarme si dormía, porque no podía esperar a que me levantara, recuerdo como aprovechaba cada oportunidad para poder tenerme en brazos, recuerdo los caramelos que escondía de mi abuelo para dármelos a mi.

Mi abuelo, era un hombre grandote, fornido, pero con cara de nene, siempre con una sonrisa dibujada en la cara, saludando a algún vecino, o subido en su bicicleta, en la que me llevaba a pasear. Cada vez que me miraba, se le llenaban los ojos de lágrimas y podía notarse como proyectaba mi vida a futuro con orgullo.

Ellos dos, fueron las únicas personas de mi familia que sabían mi secreto, mi abuelo, el portador de esa noticia, disfrutó mis primeros 8 años de vida, sabiendo que odiaría el día en que yo supiera mi destino.

Libertad

julio 24, 2007

…después de tantos años ha llegado el día en el cual tengo la opción de reclamar la libertad que se me viene prometiendo. Lamentablemente no es tan simple, yo se que el ser dueño de mi vida no será fácil, al fin y al cabo esta es mi vida, he tratado de combinarla con una ordinaria, pero creo que el verdadero yo, es este, el sicarii.

Hoy me encuentro en esta encrucijada, pero el problema es mucho mayor, realmente necesito desahogar estas memorias que cargo, y leer lo que tengo en mi cabeza. Espero de esta manera llegar a la mejor decisión.